Ortodoncia Invisible: Una Alternativa Bastante Efectiva

Ortodoncia Invisible: Una Alternativa Bastante Efectiva

La ortodoncia es una especialidad odontológica que se encarga de corregir la posición de los dientes y huesos de la cavidad bucal de una persona, esta corrección es utilizada por muchas personas por la apariencia estética, sin embargo, en muchos casos es necesaria para alinear, preservar y mantener sana la dentadura por muchos años más.

La ortodoncia tradicional consiste en el uso de brackets y alambres, gracias a los cuales el dentista puede aplicar fuerzas mecánicas que ajustan los alambres en cada consulta, con lo que lentamente se van moviendo los dientes hasta lograr una mordida y sonrisa perfecta.

Sin embargo, este método tiene sus desventajas: es antiestético, ya que se pueden ver los brackets cada vez que la persona sonríe y habla. Por otro lado son incómodos, producen lesiones en la mucosa de la boca, ya que al estar hechos de metal rozan constantemente con ella, además pueden deformar durante su uso la sonrisa original de la persona.

Su desventaja más notable es la dificultad para realizar higiene dental con ellos, por lo que el paciente se encuentra más propenso a enfermedades dentales. Por último los tratamientos suelen ser más largos a comparación de la ortodoncia invisible.

Debido a las desventajas que presentan para la mayoría de los pacientes se ideó un sistema en el cual no se tengan que utilizar brackets, alambres y coronas dentales, en su lugar este nuevo sistema resulta prácticamente invisible a las demás personas, utiliza tecnología de punta que permite crear modelos tridimensionales que predicen el movimiento de los dientes durante el tratamiento.

La ortodoncia invisible utiliza moldes hechos en un plástico especial fáciles de quitar durante el tratamiento, más ligeros y que no causan tanto daño en la boca como el método tradicional con brackets.

El procedimiento paso a paso

El procedimiento comienza con la visita a un especialista en este sistema, cuyo nombre comercial es Invisalign, y que tiene especialistas en varios países del mundo. El dentista realizará los siguientes pasos para comenzar el tratamiento:

  1. En primer lugar se toman fotos y un molde en resina especial (un poco molesta) en donde quedará la huella de su dentadura al inicio del tratamiento, en este punto no existen diferencias significativas con el proceso tradicional.
  2. En segundo lugar se toma una Tomografía Axial Computarizada de los dientes, consiste en entrar dentro de un gran escáner que elabora un esquema idéntico tridimensional de los dientes de la persona.
  3. Una vez obtenidos los resultados de los análisis anteriores de manera son introducidos en un programa computacional que permite predecir la manera en la cual se moverán los dientes a lo largo del tratamiento de acuerdo a los parámetros introducidos por el odontólogo.
  4. En el momento en que el dentista termine de realizar las modificaciones pertinentes en el software, se envía el plan de tratamiento a una fábrica en la cual se producen modelos individualizados hechos a la medida de cada paciente, para que produzcan los alineadores que se utilizarán.
  5. Cada alineador invisible se utiliza durante aproximadamente dos semanas hasta el final del tratamiento. El tratamiento puede tener una duración variable, sin embargo, en términos generales suele durar un año.

Ventajas y desventajas de la ortodoncia invisible

Más allá del factor estético, existe una serie de ventajas para aquellas personas que puedan costear el tratamiento: en primer lugar tenemos que puede ser removido cada vez que la persona desee, lo recomendable es que dure en su posición entre 20 a 22 horas al día, sin embargo, puede ser quitado para comer, asistir a un evento, pero tal vez lo más importante es seguir cepillando los dientes y usando hilo dental, de manera que se evitan problemas como gingivitis que suele ser común en el uso de brackets, ya que la higiene es un poco más compleja.

Así mismo al no tener un objeto extraño colocado sobre el diente no causará molestia en los pacientes al sonreír y en caso de un accidente deportivo o de cualquier tipo que involucre un golpe en esta área, el riesgo de daño a la boca es mucho menor.

Existen pruebas que indican que el uso de este método puede reducir en un gran porcentaje el fracaso del tratamiento que se da con brackets, ya que después de algunos años de realizar el tratamiento es posible que los dientes vuelvan a su posición original, lo que sucede en menor medida con el método invisible.

Una de sus desventajas es el alto costo que tiene respecto a la ortodoncia tradicional, ya que en algunos casos puede duplicar o triplicar el costo del método anterior. Estos costos se explican gracias a las tecnologías que se tienen que aplicar para poder crear los modelos tridimensionales, el costo del software, del material y de la capacitación por parte de los dentistas que realizarán el procedimiento.

Además en muchos casos se debe de pagar el costo completo del tratamiento de una sola vez, ya que los alineadores se fabricarán desde el inicio del tratamiento, sin embargo, existen centros dentales que trabajan la ortodoncia invisible que permiten el pago a varios meses.

Si te ha gustado compártelo 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *